CRUDO: WTI 56,77 - BRENT 62,28   |   DIVISAS: DOLAR 62,75 - EURO: 69,00 - REAL: 15,50   |   MINERALES: ORO 1.467,65 - PLATA: 17,03 - COBRE: 2,64


Viaje al interior de la barcaza licuefactora de gas de YPF

08/11/2019 | ARGENTINA | Actualidad | 1378 lecturas | 0 Votos



Desde febrero, la nave de la compañía belga Exmar reposa en el puerto de Mega, Bahía Blanca. Fue bautizada Tango FLNG, pero se construyó en China; tiene un capitán croata y trabajadores de distintos lugares del mundo. YPF la alquiló por diez años y apuesta a producir 500.000 toneladas anuales




En el muelle que la empresa Mega tiene en Ingeniero White, a solo 10 kilómetros de Bahía Blanca, reposa desde febrero una mole de color naranja de 144 metros de largo y 32 de ancho. Es la planta otante que la petrolera YPF le alquiló por diez años a la compañía belga Exmar para convertir en Gas Natural Licuado (LNG, según su sigla en inglés) la producción proveniente de la formación Vaca Muerta. 

La nave fue bautizada  T a n g o F L N G , pero se construyó en China y está comandada por un capitán croata llamado Ante Govic, que tiene bajo sus órdenes a ucranianos, colombianos, venezolanos, argentinos y hasta a un jamaiquino.  T R A M A  recorrió la barcaza el pasado 3 de septiembre, días antes de que empiece a producir LNG de modo continuo para exportar.

Una vez que se llega al nal del muelle, es necesario transitar por unas escaleras grises, angostas, con barandas amarillas, para subir a la cubierta de la plataforma. «Visitors subject to search in case of alarm proceed to muster station», se puede leer desde la escalera cuando se está por abordar. «No cellphone, no photo, no smart watch, no naked lights», dice otro de los carteles. 

Cualquier tipo de dispositivo electrónico está prohibido. «No smoking», puede leerse en una de las paredes con letras gigantes en rojo. La seguridad es estricta porque el barco trabaja con gas, y la prioridad de todos es no volar por el aire. El día es soleado, pero el viento sopla con fuerza sobre la barcaza y obliga a extremar los recaudos al transitar por la cubierta. 

Todos los invitados reciben una charla donde los instruyen sobre las medidas de seguridad para tomar en cuenta mientras estén dentro de la barcaza. En uno de los extremos de la nave, sobresale una antorcha que va quemando gas, ya que no se ventea el ruido a la atmósfera. 

Los operarios trabajan en turnos de 12 horas durante un mes y luego tienen un mes de descanso. Hay maquinistas, personal de mantenimiento, ingenieros, técnicos electromecánicos, supervisores. Por ahora, de los 35 trabajadores que tiene la barcaza, solo 12 son argentinos, pero el objetivo, a partir del pedido que realizaron los gremios, es que, a medida que se vayan capacitando, la cantidad de empleados locales crezca.

En la sala de control, está todo listo para comenzar a operar. Consolas con monitores, teclados y teléfonos empotrados desde donde se supervisa la actividad de la planta. «wind sensor», «trim indicator», «UHF radio», «manual depressure», «list indicator» y «remote control panel» son algunos de los pequeños carteles que guían la operación. 

En la pared sobresalen un plano de la planta, un termómetro y dos teléfonos amarillos y negros. Allí se ubica el capitán Ante Govic, un croata que trabaja para Exmar. Llegó junto con la plataforma y tiene previsto seguir al frente. El idioma obligado arriba de la plataforma es el inglés, porque hay trabajadores de al menos seis nacionalidades. (...)

Fuente: Econojournal

1379 lecturas | Ver más notas de la sección Actualidad


NOTICIAS MÁS LEÍDAS de Actualidad